Silvia De Borba candidata a alcaldesa de Ciudad de la Costa y edila de Canelones por el Partido Nacional hoy es directora de Desarrollo Humano de la Administración de los Servicios de Salud del Estado, Borba también es funcionaria de Salud Pública hace 31 años. Sin embargo una nota de Búsqueda da cuenta de un sumario en el que Jurídica de ASSE sugería su destitución. Es así que “entre febrero del 2016 y julio del 2017, De Borba presentó en ASSE 18 certificados médicos con los que justificó 502 días de ausencias casi continuas. Pero mientras faltaba a su puesto de trabajo en el Hospital Pasteur, la edila sí concurría frecuentemente a la Junta Departamental de Canelones. Ese comportamiento, advertido por los posteos de su actividad política en las redes sociales al tiempo que estaba certificada, fue el que motivó la apertura del expediente”, indica el Semanario. Dice la nota; “Según los registros de ASSE, sus ausencias obedecían a que padecía una “neurosis”. En agosto de 2017 intentó presentar un nuevo certificado por otros 31 días que no fue validado. Desde entonces y hasta este año se certificó en otras 10 oportunidades, pero siempre por períodos de una semana o menos, y no por neurosis”.

Consultada por Metroplitano, Borba dijo que no quería hacer declaraciones aunque indicó que en la nota quedaba claro cual había sido el proceso. También indicó que mantiene su candidatura a alcaldía de Ciudad de la Costa.

La nota dice que la sugerencia de Jurídica de ASSE fue que su situación debía calificarse como una falta grave y derivar en su destitución. También se da cuenta del pronunciamiento del director de Certificaciones de ASSE. “Las diferentes consultas coincidían en que era incompatible estar certificado médicamente en un trabajo mientras se concurría a otro: no se puede estar medio enfermo. El que está enfermo, lo está para toda actividad”, apuntó por escrito el director de Certificaciones en su informe.

Borba en su defensa sostuvo que su trabajo como edila debía entenderse como una actividad “recreativa” y que estaba recomendada en el marco de su tratamiento por un cuadro depresivo. Con esa línea argumental logró que Jurídica de ASSE cambiara de opinión y terminara recomendando no sancionarla

Este fue parte del diálogo que el periodista de Búsqueda mantuvo con Borba;

—¿A su actividad como edila no la consideraba un trabajo?

—¿Tu pensás que eso es un trabajo? ¿Tú sabés la definición de trabajo?

—Sí, claro. Pero se lo pregunto a usted. ¿No lo consideraba un trabajo?

—Yo no soy quién para considerar nada, para algo la Junta Departamental tiene asesores legales. El informe de la Junta Departamental es clarísimo.

¿REINTEGRO O SUELDO ENCUBIERTO?

La nota del Semanario también refiere a boletas de reintegro de dinero que Borba cobró en la Junta Departamental. “Si bien la actividad de edil no es remunerada, la Junta Departamental de Canelones tiene un sistema de reintegro de gastos por asesoría técnica. Según dijeron a Búsqueda fuentes municipales, esas partidas funcionan como una especie de salario encubierto. De Borba hizo uso de los reintegros por asesoría técnica al menos entre agosto y octubre de 2019. En los tres meses presentó facturas de Dariemas S.A., una empresa con sede en una calle del departamento de Florida, por valores de $ 97.090, $ 97.787 y $ 98.647.

Facturas de la misma empresa fueron presentadas por otros tres ediles, en los mismos meses y por valores similares.  También había cobrado esos reintegros entre enero de 2018 y febrero de 2019, todos los meses por valores de entre $ 85.000 y $ 94.000”. De Borba es esposa de Julio Lara, dirigente del Partido Nacional.

………………………………………………………………………………………………………………………….