En un mensaje público el candidato único a la reelección como intendente de Canelones por el Frente Amplio, Yamandú Orsi, hace referencia a la crisis de 2002, y recuerda que entonces hubo 45 mil trabajadores en el seguro de desempleo y advierte que hoy hay 180 mil y 20 mil que han sido despedidos de sus empleos. Apunta que alimento y trabajo son la prioridad. Indica que en setiembre se llegará a una nueva elección pero ya no solo atañen temas municipales clásicos, sino también nacionales y llama a “repensarnos como país” y en ese sentido pensar en las cualidades que tiene el departamento de Canelones para ello.

Aquí el mensaje:

La pandemia crea la sensación de que todo está detenido o que es más lento. Pero es falso, las cosas cambian mucho, no solo las cifras de los contagiados sino muchas otras cosas.

Inmediatamente después de la crisis del 2002, tuvimos 45 mil trabajadores en el seguro de paro, Hoy tenemos más de 180 mil y ya 20 mil fueron despedidos.

A muchas familias hoy les falta la comida y seguro que esto se profundice.

Los alimentos y el trabajo hoy deben ser la prioridad número uno.

No podemos olvidarnos de nuestras responsabilidades, como por ejemplo, la participación en las elecciones departamentales y municipales. Porque esta es la dimensión del Estado más cercana a la gente.

En setiembre vamos a una nueva elección democrática. Pero no solo para seguir mejorando las calles, la limpieza, la iluminación, sino además, para participar activamente en la recuperación del país, para trabajar con los pies en la tierra y para mirar lejos con valentía y con seriedad. Y algo muy importante; los ciudadanos nos eligen para resolver y traer soluciones. Y en esto, es clave el papel de los partidos políticos. No podemos defraudar la esperanza que los ciudadanos depositaron en nosotros.

Debemos ser capaces de repensarnos, como país. Y debemos reflexionar sobre el papel que juega el departamento de Canelones. Canelones tiene una gran riqueza en su tierra.

Para generar más trabajo genuino y duradero, es necesario que apliquemos innovación, respaldo económico y canales comerciales internacionales para apoyar la producción de alimentos y la industria agroalimentaria.

Porque una hectárea de invernáculos puede generar 40 puestos de trabajo, por ejemplo. Pero nada podremos hacer si no incorporamos a cada desarrollo el cuidado de nuestras riquezas naturales, el agua, nuestros suelos o incluso las abejas.

Y para todo esto también hay que acudir a la ciencia. Para que siempre nos acompañe, nos guie y nos potencie.

No me imagino la salida del trabajo futuro para los uruguayos sin el rol protagónico de los departamentos, de las intendencias.

Y una señal de esto, es el espíritu de acuerdo que impera en el Congreso de intendentes, a pesar de los inoportunos recortes que se quieren aplicar.

Nuestra historia nos marca un destino claro. En 1816 Artigas promovió la creación del departamento de Canelones.

Para que ésta, siga siendo una tierra de oportunidades, es que ahora, tenemos que trabajar mucho más.